Facebook Twitter Youtube RSS Contactar
Los dermatólogos de IML son expertos
en el manejo del láser.
Medicina Estética Facial de vanguardia
en manos de los mejores especialistas.
IML ofrece tratamientos personalizados
contra celulitis y flacidez.
Tecnología y Medicina al servicio de la
Dermatología y los tratamientos estéticos.
Los mejores estándares de calidad
dentro de la medicina y la cirugía estética.
  

Tipos de Cicatrices

Las cicatrices son consecuencia del proceso de reparación de las heridas de la piel que cursan con una alteración permanente de su aspecto y su textura de la misma como consecuencia de la aparición de tejido fibrilar de reposición. Son las cicatrices inestéticas las que preocupan a nuestros pacientes.

Dentro de las mismas existen 4 grupos bien diferenciados:

1. Cicatrices Hipertróficas y Queloides

Son las cicatrices producidas por una acumulación excesiva de tejido dérmico con crecimiento de fibroblastos, fibras de elastina y fibras de colágeno. Cuando la extensión de la cicatriz hipertrófica es mayor en anchura y longitud que la herida que la originó, la cicatriz se denomina queloidea.

Este tipo de cicatrices se produce como consecuencia de heridas traumáticas o quirúrgicas, un buen ejemplo son las queloides que aparecen tras una cesárea o tras una reducción mamaria en la porción horizontal de la cicatriz en T invertida.

Cicatriz Hipertrófica

Las cicatrices hipertróficas y queloides representan una respuesta hiperproliferativa en el tejido conectivo frente a un estímulo de reparación tisular. Existe una predisposición racial muy marcada (raza negra) y también predisposición familiar.

Suelen aparecer en la zona alta del tórax, con forma de placas rosadas y a veces son dolorosas o pican. A diferencia de la cicatriz hipertrófica, cuya base de implantación se limita a la base cicatricial original debida al traumatismo, la cicatriz queloidea se extiende más allá de ésta haciéndose más grande su base de implantación que la propia cicatriz inicial.

Hay ocasiones en que aparecen queloides ante traumas tan suaves que el paciente no los recuerda, esto ocurre en pacientes con una predisposición especial o en localizaciones muy proclives como son todo el territorio cutáneo de la Vena Cava Superior.

2. Cicatrices Atróficas

Son las que se generan tras la destrucción del colágeno dérmico. Un ejemplo de cicatrices atróficas son las producidas tras un proceso inflamatorio como el acné o la varicela. Las estrías se pueden clasificar dentro de las cicatrices atróficas, pues en ellas existe también una destrucción del tejido dérmico.

3. Cicatrices Hiperpigmentadas

La hiperpigmentación es fruto de un mayor grado de melanogénesis vinculado al proceso inflamatorio de reparación. Es un tipo de cicatriz más frecuente en los fototipos oscuros y ocurre cuando la cicatriz es básicamente superficial.

Cicatriz Hiperpigmentada

4. Cicatrices Hipopigmentadas

En las cicatrices hipopigmentadas, la piel pierde la capacidad de producir melanina en esa zona, como secuela del traumatismo que las originó. Son cicatrices donde los melanocitos están ausentes. Son estéticamente mucho más visibles en pieles oscuras.

Cicatriz hipopigmentada