Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
Los dermatólogos de IML son expertos
en el manejo del láser.
Medicina Estética Facial de vanguardia
en manos de los mejores especialistas.
IML ofrece tratamientos personalizados
contra celulitis y flacidez.
Tecnología y Medicina al servicio de la
Dermatología y los tratamientos estéticos.
Los mejores estándares de calidad
dentro de la medicina y la cirugía estética.
  

Tratamiento de hiperhidrosis en axilas con toxina botulínica

La hiperhidrosis axilar es el exceso de sudoración producido por la hiperactividad de las glándulas sudoríparas de las axilas.

En IML la hiperhidrosis puede tratarse mediante infiltraciones de toxina botulínica.

¿Qué es la hiperhidrosis?

La hiperhidrosis es un exceso de sudor espontáneo e incontrolable, no necesario para mantener la temperatura corporal, producido por un funcionamiento anormal de las glándulas sudoríparas.

Esta sudoración excesiva puede interferir en muchas actividades de la vida cotidiana. Los pacientes con hiperhidrosis en axilas suelen limitar los movimientos de los brazos y adquieren posturas rígidas, mal comprendidas socialmente. Las manchas de sudor en los tejidos obligan al paciente a cambiarse de ropa varias veces al día, lo que puede incrementar su ansiedad.

Tratamientos de la hiperhidrosis axilar en IML

En IML, los tratamientos de primera opción para la mejora de la hiperhidrosis se realizan mediante infiltraciones de Toxina Botulínica tipo A, cuya duración de los resultados es de 6 meses, aproximadamente.

 

El tratamiento de la hiperhidrosis axilar con láser obtiene resultados definitivos

El tratamiento de la hiperhidrosis axilar con toxina botulínica obtiene resultados satisfactorios

Tratamiento de la hiperhidrosis axilar con resultados temporales: Toxina Botulínica

La toxina botulínica produce un bloqueo temporal en los nódulos nerviosos que transmiten la orden de la sudoración a las glándulas sudoríparas.

La toxina botulínica se infiltra bajo la piel a través de agujas muy finas, por lo que no requiere anestesia.

Debe ser administrado por un médico especialista, ya que es necesario realizar una historia clínica previa y respetar las estructuras musculares que no deben perder su movilidad.

Durante aproximadamente 6 meses, el exceso de sudor en las axilas estará controlado. Aunque es un método eficaz, no es permanente y puede llegar a ser costoso en caso de que el paciente precise dos sesiones al año. 

¿Desea obtener información personalizada acerca del tratamiento de hiperhidrosis axilar más adecuado en su caso? Solicite ahora una consulta informativa gratuita con uno de nuestros dermatólogos.